Cuidados de un gato doméstico

Cuidados de un gato doméstico

Para comenzar a tratar de los cuidados básicos de un gato doméstico, empezaremos a hablar del cuidado de los gatos pequeños, incluso de aquellos recién nacidos.

Cuidados de un gato doméstico pequeño

Normalmente adopteremos a un gato pequeño de unas 10 semanas de vida en adelante, a no ser que sea que la madre haya muerto, lo haya abandonado o se haya separado el gatito de la camada antes, por alguna circunstancia.

Cuando un gatito llega a su nuevo hogar, todo le resultará extraño: olores, sonidos, comida, el trance de haber sido separado de su madre… Ello puede provocar que el gatito se vuelva miedoso e introvertido. Ello puede ocurrir por unos días y lo mejor es esperar a que el gato se adapte, alejándolo de los niños, otros animales y de sonidos fuertes que le puedan asustar.

Cuidados de un gato doméstico adulto

El gatito deberá tener agua y comida a disposición y si tiene una cama será mucho mejor. Un síntoma de que ese comportamiento inicial va revirtiendo es que el gatito se lave. Si hay otros animales en la casa, es preferible mantenerlos apartados, tanto en el tema de alimentación como en el de las camas, para que no “roben” comida o espacio al nuevo miembro de la familia.

Si ya existen gatos en el mismo hogar, es preferible tener un tiempo de cuarentena donde no haya contacto. En primer lugar hay que verificar que el nuevo gato está sano, y procurar todos los cuidados que un gato necesita hasta que sane. Una vez que remitan todos los síntomas y pase un tiempo prudencial, podremos hacer la presentación. Es muy posible que el resto de gatos ya lo hayan olido y estén esperando a la ceremonia.