Métodos anticonceptivos para gatos

La anticoncepción del gato

Hay que diferenciar completamente la anticoncepción del gato y de la gata. Debido a la diferencia fisiológica, nada tienen que ver las distintas maneras de tratar de controlar la población de nuestros gatos. La anticoncepción debe de ser una medida obligatoria en las colonias de gatos callejeros. En muchos lugares, se dotan fondos públicos para tal fin.

La anticoncepción de la gata

Las gatas suelen tener varios procesos de celo durante el año que suele depender en parte de la luz, por lo que las gatas que viven en casas con luz artificial tendrán más celos.
La gata doméstica suele alcanzar la madurez sexual entre los 6 y los 9 meses. En caso de haber tenido crías, el celo volverá tras unas 8 semanas (aunque el periodo se encuentra entre 1 y 21 semanas). Si el dueño de la gata quiere controlar el celo de una gata hembra, existen dos opciones para la anticoncepción de la gata.

Los fármacos

Existen inyecciones o parches que debe suministrar un veterinario. Para que sea más efectivo conviene administrarlos en periodo de inactividad (en otoño -de octubre a diciembre-) o justo tras el parto. Si se administran en otros periodos, pueden surgir patologías en las mamas o en el útero de la gata. Al administrar estos fármacos, la gata puede padecer efectos secundarios tales como el sedentarismo, depresión, aumento del apetito y consiguiente subida de peso. Por tanto, este método de anticoncepción de la gata requiere cierto control de su dueño.

La extirpación quirúrgica

Esta intervención se denomina ovariohisterectomía y consiste en la estirpación de ovarios y útero bajo anestesia general. Los riesgos de esta operación son prácticamente nulos, es mejor evitarlo en gatas muy jóvenes o en celo. Tras un periodo de reanimación en que la gata salga de la anestesia, la misma se puede llevar a casa y lo que habrá que vigilar es que no se toque la incisión, poniéndole durante un tiempo un collar isabelino. Quizá sea la mejor forma de anticoncepción de la gata.

Exiten otras dos operaciones como son la extirpación solo de los ovarios (pero hay probabilidad de que se muestren diversas patologías futuras) o la ligadura de trompas (en que la gata seguirá estando en celo, atraerá a los machos pero no se podrá quedar preñada).

La anticoncepción del gato macho

El gato alcanza la madurez sexual entre los 7 a 12 meses (normalmente sobre los 9 meses). En su fisiología el gato tiene testículos que se determinan correctamente entre las 6 y 8 semanas de edad, y de ahí la confusión muchas veces de creer que nuestro gato bebé es hembra en vez de macho o viceversa.

Los gatos machos tienden a marcar con orina su territorio, que en la casa alcanzará muebles, cortinas, ropa… El marcaje se agudiza en época de primavera, pues captan a las gatas en celo y marcan más a menudo con la orina con intenso olor debido a las hormonas. Algunas veces el marcaje puede hacerlo una hembra durante el celo o tras la esterilización, y habría que consultar al veterinario por si fuera debido a alguna patología.

La esterilización de los gatos machos se realiza con anestesia general y suele ser efectiva en un alto porcentaje de gatos, aconsejando hacerla a partir de los 9 meses de edad. La operación consiste en realizar una incisión bajo el escroto o en la parte anterior del pene del gato, por donde se extraen los testículos. En principio no suele tener riesgos estando el gato sano y es la mejor opción para la anticoncepción del gato macho.

Facebook
Twitter
WhatsApp