Gato Siamés

Gato Siamés

El gato siamés moderno es un gato alargado y aerodinámico, bastante distinto morfológicamente de los primeros siameses que llegaron desde Siam, actual Tailandia, y que se caracterizaban por su tamaño medio y por ser animales rotundos y pesados. Lo que es común a ambos, antiguos y modernos, es la distribución del color en las puntas (ColourPoint) y la intensidad de la tonalidad en los ojos azules.

A lo largo de todo este artículo vamos a desgranar las características, razas de siamés, carácter o cuidados de esta bella raza de felinos.

Tipos de gato siamés

¿De dónde proceden los gatos siameses?

El gato siamés era el guardián legendario de los templos reales de la antigua Siam (hoy en día conocida como Tailandia). La raza apareció en Gran Bretaña por primera vez a finales del siglo XIX (1870). Su aspecto diferente a todas las razas de gatos que se conocían hasta aquel momento y el exótico orígen de este gato siam, hicieron que se presentara rápidamente en una exposición en Londres y garantizaron su popularidad entre las clases acomodadas de amantes de los gatos.

Los gatos siameses llegaron unas décadas después a Estados Unidos, hacia 1890; y allí también se impusieron con la misma rapidez a pesar de su excesivo precio, al alcance únicamente de los más ricos.

Cómo son los gatos siameses

Ágil y elegante, entre las características del gato siamés destaca su pelaje corto que se distingue por su color pálido, casi blanco, que contrasta con una amplia gama de puntas o points sombreadas (en la cara, las orejas, las patas y la cola) y quizás algunas sombras sobre los costados y el tronco. Estas salpicaduras coloreadas sobre la piel se vuelven más oscuras cuando el gato va creciendo, así que la mayoría de los siameses se exhiben cuando llegan a adultos.

¿Cuáles son las características más comunes de un gato siamés?

El siamés es un gato elegante, esbelto y refinado en todos los sentidos. Las características del gato siamés se describen a través del análisis de su morfología. Su cuerpo, de tamaño mediano, es delicado, largo y esbelto; fuerte y musculoso, pero con huesos poco voluminosos.

Los hombros y caderas se ciñen a sus formas tubulares y se prolongan suavemente hacia el tronco. El cuello es largo y esbelto y la cabeza es alargada y triangular: desde la punta de las orejas hasta la nariz forman un triángulo perfecto, sin desnivel en los bigotes.

Las orejas son grandes y de forma puntiaguda, pero con una base ancha y forman, al igual que ocurre con la cabeza, las líneas básicas de un triángulo. Los ojos son medianos y almendrados y se caracterizan por su color azul intenso. Son gatos, que como comentaremos más adelante, tienden al estrabismo. El hocico es fino. La punta del mentón está alineada verticalmente con la punta de la nariz, sin retraerse ni sobresalir en exceso.

El pelo del siamés puro es corto, fino y brillante. Las distintas variedades dentro de la raza se caracterizan por el color de las puntas en la cara, orejas, parte baja de las patas y pies, así como en la cola. Estas zonas Colorpoint son las que contrastan con el color del tronco, que es de un tono complementario y más claro; con un cierto sombreado en la zona del lomo y los costados. La curiosidad de las puntas coloreadas es que estas contienen más pigmento si es una zona del cuerpo con temperatura más baja, por lo que esas partes más frias del gato son las que adquieren mayor color. Si el gatito siamés nace en una zona de clima frío, sus puntas y su tronco en general, serán más oscuras.

Vídeo donde vemos a gatos siameses jugando. Vídeo muy divertido.

Cómo identificar un gato siamés

La mayoría de los siameses originales traidos de Siam eran de las variedades que ahora se denominan como “de puntas de foca” o seal point: con las puntas más oscuras color marrón-negra, que amplifican el contraste del pelaje con los ojos.

En ocasiones aparecieron otros colores, pero el de puntas de foca era el más conocido y hubo mucha resistencia a aceptar cualquier variedad de color como siamesa auténtica.

Al final se acabaron reconociendo 3 colores más: las puntas azules (blue point, siamés azul), las puntas chocolate (chocolate point, una modalidad diluida de las puntas de foca) y las puntas lilas (lilac point, un tono gris violeta, diluido del azul).

Sin embargo en los últimos 65 años se han desarrollado un gran número de variedades que se reconocen en toda Europa; pero en Estados Unidos se denominan oficialmente como gatos de pelo corto y puntas de color (Colourpoint Shorthairs), para mantener la distinción del siamés.

Añadiendo a los colores originales, tenemos otros tipos de variedades del gato siamés moderno como son el siamés red point (rojo), cream point (crema), tabby point (atigrado), sorrel point (canela), fawn point (tostado) y caramel point (caramelo).

¿Cuál es el comportamiento de los gatos siameses?

El carácter del gato siamés es muy especial, siendo un gato muy cariñoso y con un cierto grado de dependencia, por lo que es mejor no dejarlo todo el día sin la compañía de personas o de otro gato. Por su personalidad el gato siamés es ideal para alguien que no haya tenido gatos con anterioridad. Tiene un maullido muy ruidoso, pero fácil de educar. Es un gato perfecto tanto para familias con o sin niños. Pueden vivir en pisos pequeños, pero llevan una vida más plena en casas grandes con jardín donde desarrollar su instinto cazador.

Son gatos muy maulladores; especialmente ruidosa es la siamesa gata en celo, que emiten un maullido fuerte y ruidoso al que muchos dueños les cuesta hacerse.

Cómo educar un gato siamés

A diferencia de otros gatos, al siamés se le puede llevar a pasear con un arnés y una correa y enseñarle a traer cosas y otras habilidades. Este rasgo, casi una rareza en el mundo felino, va acompañado de una personalidad extrovertida. El gatito siamés quiere a las personas y estará esperando que su amo llegue para estar con él, cerca, tendido en su regazo. Durante el día no se les debe dejar solos durante mucho tiempo, aunque estén acompañados por otros gatos, tengan juguetes y terraza o jardín; ya que si se aburren pueden llegar a hacer trastadas y romper alguna cosa.

¿Cómo se limpia a un siamés?

Entre los principales cuidados del gato siamés es el de su pelaje, que más que peinarlo, debe ser frotado con un paño algo húmedo para eliminar los pelos muertos y a la vez dotarlo de brillo y darle un aspecto sedoso. El cepillado debería de hacerse al menos dos veces en semana.

Vídeo con el comportamiento típico de los gatos siameses: relacionándose entre ellos y con humanos.

¿Qué enfermedades puede tener un gato siamés?

Muchos de los primeros siameses tuvieron problemas de salud, del tipo estomacal (gastritis) y problemas respiratorios. Su rápida popularidad hizo que se convirtieran en gatos muy demandados y de ahí su cría indiscriminada o la importación de gatos que no estaban del todo sanos.

Entre otros podemos señalar, como problemas de salud conocidos, los siguientes:

Estrabismo hereditario del siamés

El estrabismo es una tara hereditaria del siamés. Sus ojos azules y brillantes tendían al estrabismo, y les daba ese aspecto de gato bizco. En un principio las primeras crias alzanzaron un cierto éxito, ya que casi se eliminó este defecto, pero reapareció en los años 40 y 50 del siglo XX como consecuencia de los cruces indiscriminados.

Parece que este defecto es para compensar su escasa visión binocular, pero aunque el gato parezca bizco, no suele sufrir ningún problema de visión.

Cola torcida de los siameses

La cola a veces presenta la punta torcida, una desviación de hasta 90 grados de un hueso de la cola, que parece afectar más frecuentemente al siamés que a otras razas. Puede aparecer en cualquier punto del rabo pero afortunadamente esta característica resulta indolora para el animal.

Cuando un siamés come lana

Este comportamiento parece que pueda estar relacionado con el estrés y es más frecuente en el siamés que en otros gatos: cualquier ropa, trapo, que se deje por la casa es probable que aparezca con grandes agujeros debido a que el gato lo haya succionado, masticado o incluso ingerido.

Mucopolisacaridosis en los siameses

Es una enfermedad rara que se suele desarrollar en algunos casos en el siamés, y produce al animal enanismo y afecciones en huesos y articulaciones, anomalías en la cara y en la lengua y opacidad en la córnea. Los síntomas empiezan entre los 2 y 4 meses de vida y los gatos que padecen esta enfermedad suelen fallecer antes de los 3 años.

Enfermedades del corazón del gato siamés

Pueden ser enfermedades hereditarias en los siameses, afectándoles en las válvulas o en el músculo cardíaco. Algunos gatos no presentarán la sintomatología hasta el final de su vida, pero otros requerirán un tratamiento veterinario. Los gatos que padezcan alguna de estas enfermedades no deben utilizarse con fines reproductivos.

Cuánto vive un gato siamés

La esperanza de vida de un gato siamés es de 14 a 17 años. Son gatos que suelen pesar entre 2,5 y 4,5 kg (suele ser el siamés macho). En una camada media pueden nacer de entre 5 a 7 gatitos bebé siamés. Los siameses de ambos sexos alcanza la madurez antes que otras razas, así que, si no se tiene cuidado, un gatito siamés cachorro de apenas 6 meses puede llegar a ser padre sin el consentimiento del amo.

Vídeo donde vemos una camada de gatos siameses jugar entre ellos y con los padres.

¿Qué hay que hacer para criar y reproducir una colonia de siameses?

Los gatos siameses son animales muy fértiles. La siamesa gata suelen madurar a los 5 meses y su maullido, al estar en celo, es muy fuerte e insistente. Aunque esa madurez sexual sea tan temprana, no se debería permitir aparearse hasta al menos los 9 meses.

Suelen dar a luz camadas extensas, el promedio suele ser de 6 siameses cachorros que suelen nacer fuertes y sanos. Los gatos sian recién nacidos tienen el pelo prácticamente blanco al completo, salvo unos pequeños toques de color en lo que en el futuro serán las puntas coloreadas. El color no se desarrolla hasta los 12 meses y es a partir de los 3 años cuando las puntas pueden oscurecerse.

El bebé siamés tiene los ojos de color azul, aunque la intensidad definitiva típica de esta raza la adquieren hacia las 8 semanas de vida.

A medida que el siamés adulto va envejeciendo, suele ir poniendo peso, lo cual provoca el aumento de la temperatura corporal y oscurece el manto. Muchos gatos siameses pueden vivir más allá de los 15 años.

¿Qué se le puede dar de comer a un gato siamés?

El gato siamés es un animal carnívoro y se deben aplicar con él algunos consejos respecto a la alimentación. Una vez destetado, los siameses cachorros deben seguir una dieta equilibrada. Deben tener siempre disponible un recipiente con agua fresca al lado del recipiente de la comida y ambos se deben lavar diariamente para evitar problemas gastrointestinales.

Normalmente comerá alimento seco o pienso y en caso de darle comida enlatada es conveniente administrarla a temperatura ambiente. Si el gato dejase alimento enlatado, este debe tirarse. Si el gatito siamés dejara de comer 24 horas, hay que contactar con el veterinario.

Aunque, como hemos dicho, es un animal carnívoro, el gato siamés no debe comer carne o pescado crudo. En caso de administrárselo, debe estar completamente cocinado. Igualmente, respecto a la comida enlatada, se le debe dar la hecha para felinos, nunca aquellas que están hechas para perros u otros animales.

Fotos de Gatos Siameses

Fotos de Gatos Siameses Bebé